Cómo la tecnología de radar añade valor a las soluciones de vigilancia

Martina Lundh

Es cierto que no existe una solución válida para todo, y esto también se aplica a las soluciones de seguridad. La videovigilancia es un factor importante cuando se trata de proteger instalaciones y sitios, pero no todas las soluciones se adaptan a todos los entornos. Factores como el tamaño de las instalaciones, el nivel de iluminación, la presencia de peligros o las regulaciones de privacidad pueden presentar retos que deben abordarse para garantizar una seguridad efectiva.

Ante amplios perímetros y entornos oscuros hay varias cámaras y soluciones de seguridad donde elegir, y para las organizaciones podría valer la pena discutir si una combinación de diferentes tecnologías puede ser más adecuada para satisfacer sus necesidades, o simplemente algo que quizás no se haya considerado. Una de las tecnologías que tiene varios beneficios y, por tanto, es útil en una variedad de entornos es el radar. Este artículo analiza cómo tres casos de uso, tan diversos como una piscina pública en Suecia, un aparcamiento brasileño y una fábrica de productos químicos en España, ven los beneficios del radar en seguridad y protección para abordar sus desafíos individuales.

 

Una solución no vale para todo

La tecnología de radar, utilizada por primera vez con fines militares para detectar agresores en tierra, mar y aire, ha sido un añadido crucial al sector de seguridad y vigilancia de hoy. Su capacidad de detectar objetos y personas basadas en ondas de radio permite que el dispositivo «vea» incluso en entornos desafiantes. Esta tecnología es muy útil para mantener una variedad de instalaciones seguras y protegidas, ya sean fábricas, instituciones públicas como piscinas o estacionamientos. Para cada uno de estos ejemplos, los radares de seguridad brindan beneficios particulares que las cámaras visuales no ofrecen.

Protegiendo las instalaciones y la privacidad

Ciertos establecimientos se encuentran en una posición en la que necesitan proteger sus sitios contra intrusos y delincuentes sin dejar de tener en cuenta la privacidad de los visitantes. Para una piscina pública, por ejemplo, las cámaras visuales pueden no ser la opción óptima para la vigilancia.

Este desafío lo enfrentó una pequeña ciudad de Suecia que construyó una gran piscina pública al aire libre en su centro. Rápidamente se convirtió en un lugar popular para los residentes durante el verano, y algunos intentaron acceder a las instalaciones fuera del horario de apertura. Tuvieron varios casos de intrusos que ingresaron al local sin vigilancia, creando un riesgo para su salud y seguridad. La propiedad también sufrió daños y suciedad a menudo. La ciudad no solo tuvo que pagar las reparaciones y la limpieza, sino que durante el proceso de limpieza, la piscina tuvo que estar cerrada al público. Debido a los limitados recursos de personal, los guardias de seguridad asignados solo patrullaron las instalaciones en una ocasión durante la noche, lo que resultó ser insuficiente.

Al instalar un solo radar, se cubrió toda el área alrededor de la piscina y se envió una alarma a los guardias de seguridad si se detectaba movimiento. Luego, los guardias podrían verificar la alarma a través de la vista de radar con clasificación de objetos y tomar más acciones si es necesario. Debido a su naturaleza, el rendimiento del radar no se vio afectado por las condiciones de luz y funcionó perfectamente durante la noche cuando más se necesitaba. Y como el radar no ofrece «imágenes visuales de la cámara», los visitantes que llevaban trajes de baño no tenían que preocuparse por una violación de su privacidad y la solución cumplía con el RGPD. Después de la instalación, la cantidad de incidentes disminuyó rápidamente, lo que mantuvo a los ciudadanos seguros y ahorró a la ciudad los costos de saneamiento y reparaciones.

Los árboles no impiden ver ‘el bosque’ – o los delincuentes –

En algunos casos, donde las instalaciones son más difíciles de supervisar, y se necesitan reacciones rápidas para prevenir delitos, puede ser útil combinar varias funciones en un sistema de vigilancia. Los perímetros no tienen que ser enormes para que sean difíciles de monitorear. A veces es suficiente si están llenos de gente o si ofrecen demasiados rincones oscuros donde los delincuentes puedan esconderse, como en los aparcamientos.

Si aparcara su vehículo en un área de estacionamiento designada, ¿no se sentiría más seguro sabiendo que existe un sistema de vigilancia para ofrecer cierta protección y disuasión criminal? Una de las universidades más grandes de Brasil pensó lo mismo para su parking. Los vehículos a menudo se estacionaban durante la noche y se informó de un mayor número de hurtos y automóviles robados. Los presupuestos limitados, la escasez de personal y las dificultades para localizar a los delincuentes entre los numerosos coches y los setos presentaban desafíos importantes. Para abordar los problemas relacionados con la visibilidad y el personal de soporte, se implementó una solución que combinaba tecnología de radar, altavoces exponenciales y cámaras visuales. Durante el horario de apertura, el radar y las cámaras solo detectaban y registraban movimientos, lo que podía ofrecer información en caso de incidente. Por la noche, esto se combinó con los altavoces que podían activarse mediante un movimiento detectado por un radar con el fin de reproducir clips de audio pregrabados para disuadir a los delincuentes. Simultáneamente, se alertaba a los guardias de seguridad para que investigaran la situación de forma remota, a través de dispositivos móviles, y tomaran acciones inmediatas.

La combinación de radar y altavoces exponenciales disuadió a muchos delincuentes de irrumpir en los automóviles estacionados en las instalaciones. Además, las imágenes de vigilancia (en combinación con las cámaras) sirvieron a la policía local en sus investigaciones.

 

Una segunda línea de seguridad para infraestructuras críticas

En ciertos sectores, no solo varían los desafíos, sino también el nivel de protección que es necesario o incluso obligatorio. Cuando se trata de una infraestructura crítica, las brechas en los sistemas de seguridad no son una opción. Esto se vuelve aún más crucial si las instalaciones están ubicadas en un área suburbana donde existiría un riesgo para la seguridad de los residentes y el personal si tuviera lugar un incidente.

Una fábrica de productos químicos estaba ubicada en un área suburbana y debido a la naturaleza de las sustancias utilizadas en las instalaciones, tenían colocadas capas de seguridad, incluidas cámaras térmicas a lo largo de la valla perimetral. Sin embargo, la cantidad de allanamientos e intrusiones dirigidas creció a medida que el área se volvió más poblada al pasar los años. Desafortunadamente, la solución existente provocaba varias falsas alarmas que requerían recursos de seguridad para verificar constantemente estas alertas.

La implementación del radar construyó la segunda línea de defensa. Activaba automáticamente las cámaras existentes si se detectaba una brecha en la primera línea, que luego seguían el movimiento del intruso u objeto. De esta manera, las cámaras PTZ capturaban imágenes relevantes de todos los incidentes desde el momento en el que el radar registró el incidente. La determinación de la ubicación de los objetos detectados ayudó a los guardias de seguridad a responder más rápido y a estar mejor preparados. Gracias a la combinación con cámaras PTZ, los guardias de seguridad solo necesitaban acceder a la transmisión de vídeo para poder evaluar la situación. Como se mostró el curso completo de los eventos del incidente, no se requirieron ediciones manuales.

 

Una tecnología sutil, eficiente, rentable, y en la que confiar

El radar, ya sea solo o en combinación con sistemas de cámaras visuales, puede ser eficaz para abordar varios desafíos de vigilancia. Eso es gracias a varios factores, incluyendo su capacidad para proporcionar información de vigilancia independientemente de los niveles de iluminación, del cumplimiento de las regulaciones de privacidad y de la capacidad de detectar objetos en áreas muy amplias. Además, la tecnología de radar se puede combinar con otros dispositivos según lo requieran las instalaciones o los nuevos desafíos de seguridad. Como se muestra en los ejemplos anteriores, utilizar un enfoque que use radar es muy eficaz en la protección y la prevención de delitos. Las opciones de radar son numerosas y su aplicación flexible. Es hora de que las organizaciones consideren la posibilidad de integrar esta tecnología en sus soluciones de vigilancia, y así puedan aprovechar los muchos beneficios que confiere.

 

Para obtener mayor información sobre la tecnología de radar, de clic en el siguiente elance

Rada