¿Sistema de audio analógico o IP? Todo lo que debe saber

Magnus Zederfeldt

Si hablamos de sistemas de audio, es muy común hacerse la pregunta ¿es mejor el sistema de audio analógico o el IP? Si quieres conocer la respuesta, continúa leyendo.

Actualmente, es un fenómeno muy común el asumir que lo digital siempre será mejor que lo análogico. Conforme nuestro mundo y nuestro entorno cambia y se vuelve más conectado entre sí, las posibilidades de los servicios en la red y sus diferentes usos continúan en expansión. Un área que crece de forma rápida y constante es el sistema de audio IP, pero, ¿solo porque puedes conectar algo a la red es necesario que lo hagas?

Saber cuándo es el momento correcto para cambiar un viejo sistema de audio analógico puede ser complicado, especialmente si has invertido una gran cantidad de dinero en mucho equipo. Ahora, las cosas se complican un poco más con el hecho de que ahora es posible combinar sistemas analógicos existentes con las nuevas tecnologías y así poder realizar la funcionalidad de los sistemas de audio en la red.

Así que, antes de que decida reemplazar su viejo sistema de audio análogico y vaya a invertir en un novedoso sistema de audio IP comercial, revisemos las diferencias, los pros y contras de los sistemas de audio análogicos e IP y así podrá decidir cuál es el que mejor se adapta a sus necesidades.

¿Cómo funciona cada sistema de audio y en qué nos debemos fijar?

Muchos de los casos de uso de los sistemas análogicos e IP en general son los mismos. Las diferencias entre ambos se pueden ver en cómo los sistemas están construidos y diseñados, cómo se administran y cómo se planifica y ejecuta el mantenimiento del sistema.

Las bocinas análogicas que se emplean para el audio comercial son sistemas de 70 a 100 volts, sistemas de voltaje constante o sistemas de altavoces de alta impedancia.

En Estados Unidos y Canadá, regularmente se refieren a los sistemas análogicos cuando se habla de uno de 70 volts, mientras que en Europa se habla de análogicos con sistemas de 100 volts. Este tipo de sistema de audio distribuye una señal análogica de audio a una serie de bocinas pasivas.

Los componentes principales son una fuente de audio, un amplificador, un controlador de tono, cables de altavoz y bocinas que puedan recibir señal. Las bocinas se ejecutan desde un mismo amplificador en una formación de “conexión en cadena” donde el cable del altavoz se ejecuta de una bocina a otra.

 

Algunos aspectos a considerar de los sistemas de audio análogos:

  • Las funcionalidades y características necesarias para cada caso de uso se implementan desde una consola central. Exceptuando los amplificadores, se necesita un equipo especial para controlar los tonos, almacenar anuncios pregrabados, programar anuncios, transmitir música e integrar otros sistemas como, por ejemplo, un sistema de telefonía VoIP. Esto significa que una gran parte del costo de un sistema análogo serán las consolas y los equipos de configuración.
  • Para casos de uso más simples puede resultar más accesible, pero para necesidades más complejas el costo se puede elevar bastante.
  • Las bocinas análogas pasivas suelen ser más baratas y su “conexión en cadena” enlazada en un sistema de 70 volts hacen que se le considere una forma rentable de instalación. Pero desde que la división de áreas para contenidos específicos se basa en el cableado físico de las bocinas (circuitos), el diseño de la instalación inicial de los sistemas es esencial, bastante complejo e inflexible si se requiere algún cambio.
  • Monitorear posibles problemas con las bocinas puede ser complicado, por ejemplo, un corto en la línea puede ser difícil de aislar, y mucho menos determinar si una bocina está causando el problema. Con un amplio cableado, la única solución es verificar toda la línea de bocinas.

Por otro lado, un sistema de audio IP funciona de forma muy distinta. Cada bocina es un sistema completo de audio bastante avanzado que se controla y monitorea por una conexión a internet. En vez de usar un método de “conexión en cadena” para su funcionamiento, esta tecnología distribuye una señal digital de audio a través de internet hacia bocinas individuales, donde cada bocina incluye un procesador de señal avanzado que produce un audio de alta calidad. También aprovechan el “Power over Ethernet” (PoE) como su fuente de energía.

 

Algunos puntos a considerar para invertir en un sistema de audio IP:

  • Un sistema de audio IP está construido con bases IP y dispositivos inteligentes con API’s abiertas. Esto quiere decir que la funcionalidad está distribuida en el sistema y cada dispositivo se maneja a través de la red con un software que lo administra. Funcionalidades como la programación y priorizar anuncios u otros contenidos se realiza con un software. La integración con otros sistemas IP como control de acceso, HVAC o sistemas de seguridad se vuelve sencillo. Desde que un sistema de audio IP es un sistema completo de audio de alta calidad por si mismo es, por supuesto, más costoso que un sistema análogico pasivo. Por lo tanto, el costo de un sistema de audio IP necesita compararse al costo total de todo el sistema análogo.
  • En el sistema de audio IP no tiene la limitante del cableado, lo que significa que la zonificación es lógica y permite configuraciones de sistema rápida y fáciles. Cada bocina puede ser parte de múltiples zonas, y es más fácil poner o remover las bocinas en distintos lugares. Cada bocina necesita una conexión a internet, y esto simplifica el mantenimiento, garantiza la estandarización y reduce el tiempo y el costo de instalación y configuración.
  • En un sistema de audio IP cada bocina se puede identificar y monitorear vía internet. Esto significa que usted puede configurar el sistema a través de la red. Si surge algún problema tendrá notificaciones inmediatas para solucionarlo.

 

Comparar sistemas de audio análogicos e IP se reduce a cuáles son sus necesidades y cuál le traerá una mejor opción (hablando económicamente).

Si lo que necesita es un sistema flexible, fácil de ubicar, que identifique inmediatamente sus fallas y que se pueda integrar fácilmente con otros sistemas, un sistema de audio IP es el indicado para usted.

Sin embargo, si acaba de invertir en un sistema análogico pero requiere la flexibilidad que le traería un sistema IP todavía hay esperanza. Es posible conservar la mayoría de sus sistema análogico y continuar con los beneficios de un sistema IP. De hecho, el AXIS C8033 Network Audio Bridge y el AXIS C8210 Network Audio Amplifier tienen el propósito de brindar una transición de lo análogico a lo IP.

Sistemas de audio en red