Sonido en la videovigilancia

    La capacidad de transmisión de sonido a menudo se expresa a través de los niveles simplex, half-duplex y full-duplex.

    Si utiliza una cámara con sonido integrado, puede configurar la prestación gatekeeper de una forma muy sencilla.Los visitantes pueden presentarse ante la cámara e indicar el motivo de su visita.Un operador supervisa el vídeo y el sonido y puede hablar con el visitante a través de un altavoz conectado a la cámara.Una vez autorizado el visitante, el operador puede abrir la puerta de forma remota utilizando el puerto de salida de la cámara.

    Figura 5: En el modo simplex, el sonido solo puede transmitirse en sentido unidireccional, normalmente de la cámara al operador.Este es el caso, por ejemplo, de entornos en los que el operador escucha el sonido de una escena, de la grabación de un interrogatorio o de una sesión en un juzgado.

    Figura 6: En el modo half-duplex, el sonido puede circular en ambas direcciones, pero solo en una dirección a la vez.El ejemplo más claro sería un sistema de comunicación por radio tipo walkie-talkie, en el que el usuario puede hablar o escuchar, pero no hacer las dos cosas al mismo tiempo.Este modo puede resultar de utilidad cuando un operador necesita comunicarse directamente con personas situadas en la escena.

    Figura 7: Con el modo full-duplex, es posible enviar y recibir audio de forma simultánea, como en una conversación telefónica.Esta situación puede provocar problemas de realimentación, si en alguno de los extremos de la comunicación el micrófono y el altavoz están demasiado cerca.