Calidad de imagen

Calidad y compresión

El vídeo digital puede comprimirse para disminuir los requisitos de ancho de banda para las transmisiones y para ahorrar espacio de almacenamiento.La compresión implica la aplicación de un algoritmo matemático complejo a los valores numéricos que componen la transmisión de vídeo.El archivo resultante tiene un tamaño considerablemente inferior al archivo sin comprimir, pero para poder visualizar la transmisión de vídeo es necesario invertir el algoritmo para expandirla.

La mayoría de los algoritmos o códecs (una abreviación de compresor/descompresor) consiguen esta compresión prescindiendo de la información poco importante.Durante la descompresión, los datos eliminados se restauran por aproximación, por lo que el resultado final es ligeramente diferente a la grabación original.Es lo que se conoce como compresión con pérdida, ya que disminuye la fidelidad de la imagen.En relaciones de compresión bajas, el ojo humano no puede apreciar esta pérdida, pero a compresiones mayores (para reducir el ancho de banda), la calidad de la imagen se deteriora y aparecen artefactos visibles en la imagen.

En cada escena, los resultados de la compresión serán diferentes.Una escena con una gran cantidad de movimiento será más difícil de comprimir, por lo que necesitará un mayor ancho de banda o bien aumentarán los artefactos en la imagen.Tendrá que ajustar su configuración de compresión hasta que encuentre un equilibrio aceptable entre el tamaño y la calidad.

La elección del objetivo y la cámara adecuados para cada aplicación es el factor que tendrá un mayor efecto sobre la calidad de la imagen, pero la instalación y configuración adecuadas de la cámara también tendrán un gran peso.

Figura 8: A una relación de compresión baja (izquierda), el ojo humano no notará ninguna pérdida, pero con una compresión más alta (derecha) aparecerán artefactos visibles en la imagen.

Conclusión