Calidad de imagen

Ajustes básicos de la cámara

La apertura de un objetivo, conocida también como iris, tiene una gran influencia en la cantidad de luz que llega al sensor.El número f de un objetivo es el cociente entre la longitud focal del objetivo y el diámetro de la apertura.Por ejemplo, un objetivo de 50 mm con una apertura de luz de 25 mm tendría un número f de 2,0, ya que 50 dividido entre 25 es igual a dos.Cuanto más grande sea el número f, más pequeña será la apertura, y viceversa.Un número f bajo significa que llegará al sensor mayor cantidad de luz.

Figura 2: La apertura también afecta a la profundidad de campo, es decir, a la amplitud de la escena que puede estar dentro del enfoque al mismo tiempo. 

Otro ajuste de la cámara directamente relacionado con la cantidad de luz disponible en la escena es la velocidad de obturación. Es decir, la cantidad de tiempo que está abierto el obturador, lo que permite que entre la luz y entre en contacto con el sensor, de tal modo que pueda crearse la imagen, por ejemplo, 1/50 de un segundo. Cuando hay más luz disponible, el obturador no necesita permanecer abierto durante tanto tiempo, por lo que las velocidades de obturación pueden ser mayores. A medida que disminuye la luz, la velocidad de obturación debe ser más lenta, de modo que el sensor tenga más tiempo para obtener la luz necesaria para formar una imagen. Si la velocidad de obturación es demasiado lenta, todo lo que se mueva en la escena aparecerá borroso en la imagen, dado que la posición del objeto cambia durante la captura. Esto es lo que se denomina desenfoque en movimiento y tiene un efecto negativo tanto en la calidad de la imagen como en la facilidad de uso del vídeo.

Muchas cámaras utilizan la ampliación interna de la señal de la imagen, conocida como ganancia. Para permitir la captura de la imagen en condiciones de baja iluminación sin que ello afecte a la velocidad de obturación ni a la profundidad de campo, la señal débil del sensor se puede amplificar de manera electrónica y obtener así una imagen más brillante. Esto puede conllevar que las pequeñas imperfecciones de la imagen también se amplifiquen y se reproduzcan como ruido en la imagen. Este ruido deteriora la calidad de la imagen y, generalmente, requiere un ancho de banda mayor para la transmisión de vídeo. El ruido de la imagen también aumenta con temperaturas más altas, por lo que puede resultar útil añadir refrigeración activa a la cámara.

Las cámaras Axis ajustan automáticamente la apertura, la velocidad de obturación y la ganancia para crear una imagen cuya exposición siempre sea adecuada. También es posible especificar un ajuste de prioridad que favorezca el ruido de la imagen o un escaso desenfoque en movimiento, según sus requisitos.

 

Figura 3: El ruido deteriora la calidad de la imagen y, generalmente, aumenta el ancho de banda necesario para la transmisión de vídeo.

Ajustes avanzados de la cámara