Soluciones para entornos con poca luz

Datos básicos sobre la luz

La mayoría de las cámaras funcionan de una forma similar: la luz que se refleja en los objetos se concentra en un sensor de imagen a través de un objetivo. El sensor de imagen convierte la luz entrante en un valor digital y forma así una imagen.La cantidad de luz que llega al sensor determina la calidad de la imagen.Si la luz entrante es demasiado baja, el sensor no podrá registrar ninguna imagen.

Figura 1: La luz reflejada se concentra en un sensor de imagen a través de un objetivo. El sensor de imagen convierte la luz entrante en un valor digital y forma así una imagen.

La sensibilidad de luz de un sensor a menudo se mide en lux. El lux es una unidad que mide la cantidad de luz aplicada a una zona concreta.Los fabricantes de cámaras a menudo indican un valor en lux para expresar el valor mínimo de funcionamiento de sus cámaras.Sin embargo, el valor en lux no debe ser el único factor a tener en cuenta al evaluar un sistema de cámaras.En situaciones con poca luz, entran en juego muchos otros factores.

Figura 2: El valor en lux varía en función de las condiciones de iluminación.En la imagen de la izquierda, el valor en lux es de 130.000 lux con la luz del sol directa y de 10.000 lux en la sombra.En un entorno de oficina, el valor en lux es de solo 50 lux.En la imagen de la derecha, el valor en lux es de aproximadamente 200 lux.

Cuando la luz disminuye, la cámara necesita amplificar la débil señal procedente del sensor, en un proceso conocido como ganancia.Al reforzar la señal, uno de los efectos no deseados es la amplificación del ruido de la imagen, que obliga a utilizar más ancho de banda y más capacidad de almacenamiento.

Figura 3: Ganancia baja = poco ruido, ganancia alta = más ruido. 

La cantidad de luz justa