Desde el chip hasta el último componente: la apuesta irrenunciable por la calidad

Artículo
diciembre 5, 2019
Los clientes esperan una videovigilancia de alta calidad, la máxima que permita la tecnología. Para ofrecer eso, no solo es fundamental controlar todo el proceso tanto como sea posible, sino que también es muy útil fabricar el componente más básico de la cámara: el chip.

El chip ARTPEC, que se presentó en sociedad en 1999 y se encuentra ya en su séptima generación, es la base que permite a Axis crear cámaras de red de la más alta calidad. Concebido específicamente para el sector de la videovigilancia, el ARTPEC-7 multiplica por 50 el rendimiento del primer chip. La posibilidad de controlar el diseño y la fabricación del chip permite a Axis crear productos optimizados para las necesidades de los clientes y, a la vez, tener muy presente la evolución de los factores externos, como las amenazas a la ciberseguridad.

Calidad con sello propio

El concepto de la alta calidad puede adoptar diferentes formas al hablar de cámaras de vigilancia. Las imágenes en alta resolución serían una de ellas, pero la calidad pasa también por ofrecer funciones que se ajusten a las necesidades de los clientes y que sean fáciles de usar. El chip ARTPEC es la llave que nos permite garantizar la máxima calidad en todas sus vertientes.

El resultado de dos décadas de desarrollo es un chip único en el mercado por varios motivos. Uno de los principales es que el chip ARTPEC se diseña y fabrica internamente. Aunque en principio este factor no parezca nada del otro mundo, es la base de muchas de las ventajas que el chip ofrece a los clientes.

Stefan Lundberg, Ingeniero Senior de Axis, explica por qué: “Siempre hemos optimizado el chip ARTPEC para garantizar la máxima eficiencia en el procesamiento y la compresión de las imágenes o, en otras palabras, para dar respuesta a la demanda de vídeo de red de calidad del futuro. Nos permite crear cámaras de red que no solo ofrecen una altísima calidad de imagen, sino también un elevado rendimiento, una eficiencia óptima del ancho de banda y la posibilidad de disfrutar de analítica en local. Y, como lo desarrollamos internamente, podemos adaptar el chip exactamente a las prestaciones de nuestras cámaras y, por tanto, a las necesidades de nuestros clientes”.

La seguridad, nuestra máxima prioridad

La ciberseguridad es un aspecto cada vez más importante en las cámaras conectadas a IP y una de las cosas que más preocupan a los clientes. Desde Axis somos plenamente conscientes de ello y llevamos años teniendo en cuenta las amenazas actuales y futuras al diseñar los chips ARTPEC. El hecho de que diseñemos el chip y controlemos su fabricación nos permite revisar y mejorar rápidamente el diseño si se produce cualquier cambio en materia de ciberseguridad.

Lundberg aporta más detalles: “El hecho de que los chips ARTPEC estén diseñados internamente nos ayuda a controlar el proceso (desde la arquitectura hasta el chip terminado) y asegurarnos de que no hay brechas en la cadena que abran la puerta a vulnerabilidades de seguridad. Este profundo conocimiento de los chips nos pone en una situación privilegiada para identificar y combatir posibles riesgos de seguridad en una fase muy inicial”.

ARTPEC 7

La última generación del chip, ARTPEC-7, incorpora además funciones de seguridad “integradas” en las cámaras Axis, como el firmware firmado, que permite instalar solo firmware autorizado, y el arranque seguro, que impide el arranque de firmware no autorizado. Algunas cámaras incluyen también un módulo de plataforma segura (TPM), un nivel extra de seguridad en el almacenamiento de claves criptográficas y certificados.

 

 

Nuevas funciones con un plus de seguridad

Otro importante avance de ARTPEC-7, que beneficia también la seguridad, es la potente analítica en local, es decir, las cámaras tienen la capacidad de procesamiento para analizar los datos en el propio dispositivo. Uno de los principales beneficios es la detección de objetos en tiempo real, que permitirán a Axis desarrollar potentes herramientas de analítica capaces de detectar objetos automáticamente. Estas aplicaciones pueden integrarse directamente en el dispositivo para analizar el video sin necesidad de enviar los datos a un servidor central. Este sistema tiene, además, una ventaja añadida en el apartado de la seguridad: el análisis de los datos, la anonimización y la creación de datos cifrados en el propio dispositivo antes de transferirlos al centro de datos reduce considerablemente el riesgo de filtración de información sensible.

Siempre con la vista puesta en el futuro

El desarrollo de los chips ARTPEC continúa constantemente con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de los clientes. Esto impactará en los productos que podemos hacer en los próximos años. Para decidir qué funciones debemos priorizar, confiamos en un equipo de expertos ingenieros con la vista puesta en el futuro para garantizar que la próxima generación del chip cumple todas las expectativas.

 

El control que tenemos sobre todos los aspectos del producto gracias a la fabricación del chip internamente es, a nuestro juicio, increíblemente valioso.

Lundberg concluye: “Mantenemos nuestro compromiso con el desarrollo interno de nuestro chip básicamente por una razón: nos permite crear soluciones optimizadas para las aplicaciones de vigilancia de video en red. Este es el principal motivo por el que nuestros clientes y socios eligen las cámaras Axis. Dicho esto, entran en juego también otros aspectos, como la posibilidad de priorizar la seguridad desde la primera fase hasta la reducción de los costes globales del sistema. El control que tenemos sobre todos los aspectos del producto acabado gracias a la fabricación del chip internamente es, a nuestro juicio, increíblemente valioso. Estoy convencido de que veré muchas versiones del chip ARTPEC en las próximas décadas.”

Aprenda más sobre los momentos que nos hicieron
La historia de Axis