¿Cómo pueden colaborar la realidad aumentada y la videovigilancia?

Artículo
14 septiembre 2021
Los beneficios de la ensoñación para la creatividad están bien documentados, y de vez en cuando dejamos que nuestra mente divague en algunas de las preguntas "¿qué pasaría si?" que surgen. Recientemente, pensamos en cómo la realidad aumentada (RA) podría utilizarse más ampliamente junto con la videovigilancia, y en los tipos de escenarios y casos de uso en los que dicha integración podría alinearse con nuestra visión de crear "un mundo más inteligente y seguro".

Breve información sobre la realidad aumentada


A grandes rasgos, la RA puede definirse como la capacidad de superponer texto, imágenes y otra información a una escena en vivo o a un vídeo para proporcionar información adicional al usuario. Esta información puede mostrarse en cualquier dispositivo utilizado para ver la escena en vivo, como monitores y dispositivos móviles, y en algunas aplicaciones a través de gafas inteligentes y auriculares.

Vale la pena contrastar esto con la realidad virtual (RV), ya que a veces pueden confundirse. La RV -más comúnmente a través de unos auriculares- proporciona una perspectiva en primera persona de estar en un entorno o situación en la que el usuario no se encuentra físicamente.

La RV es la ilusión de estar en un entorno concreto; la RA es estar realmente en un lugar o ver una escena real, con información adicional superpuesta.

Un ejemplo sencillo de RA en el entorno de los consumidores sería el de una persona que camina por una calle de una ciudad desconocida y ve el entorno en directo, pero con información útil superpuesta a lo que está viendo a través de unas gafas con RA o en un dispositivo móvil. Esta información puede consistir en indicaciones para llegar a un lugar de encuentro o a lugares de interés locales. La persona puede emitir una orden de voz: "muéstrame los restaurantes mejor valorados de esta calle" y la RA modifica inmediatamente la información superpuesta como respuesta.

Algunos socios de Axis ya ofrecen aplicaciones que permiten superponer la información al vídeo en directo. CamStreamer desarrolla aplicaciones que permiten la transmisión de vídeo en directo desde las cámaras Axis a sitios de vídeo populares. Su aplicación CamOverlay permite a los clientes añadir gráficos e información al vídeo en directo. Este ejemplo de Praga muestra una cámara en directo que pivota para ver diferentes vistas de la ciudad, con la información superpuesta que cambia en función de la misma.

La realidad aumentada puede ser un "superpoder de conocimiento" que añade información valiosa a lo que alguien está viendo, oyendo, tocando... incluso oliendo y saboreando, sin tener que usar las manos para acceder a ella.

Cuando se piensa de esta manera, nuestra imaginación puede volar.

 

La RA en la videovigilancia


Las modernas cámaras de videovigilancia en red ya proporcionan a los operadores imágenes de muy alta calidad que, por sí mismas, aportan un valor significativo. Las vistas en directo de una escena con un nivel de detalle forense permiten a los operadores supervisar y evaluar situaciones, y responder en tiempo real a los incidentes y la actividad, alertando a los primeros intervinientes cuando sea pertinente.

En situaciones en las que los operadores dirigen a los primeros intervinientes sobre el terreno, los beneficios potenciales de la información adicional que se superpone a la escena son evidentes. Algunas cámaras Axis ya incluyen una ayuda a la orientación, que puede superponer los nombres de las calles y los puntos de la brújula a las imágenes de vídeo en directo para ayudar a proporcionar direcciones precisas.

Pero cuando los segundos pueden marcar una diferencia real, podría haber muchas otras piezas útiles de información entregadas a través de la superposición de RA. Conocer la ubicación del desfibrilador más cercano, por ejemplo, y poder orientar a las personas en el lugar de los hechos mediante audio en directo podría ser una mejora que salvaría vidas.

Ayudar a los primeros intervinientes a conocer la distribución del edificio, las entradas y las salidas de emergencia, ya sea de forma remota desde la sala de operaciones o localmente a través de dispositivos móviles, podría acelerar la evacuación del edificio o la búsqueda de personas atrapadas en su interior. La dispersión segura de las multitudes a través de las rutas más efectivas podría reducir el riesgo de que el incidente se agrave; de nuevo, esto podría gestionarse de forma remota desde la sala de control con información superpuesta en los monitores de vídeo en directo, o de forma local cuando se entregue en dispositivos móviles.

 

Mirando aún más hacia el futuro


Si dejamos que nuestra imaginación vaya un poco más allá en el futuro, podríamos ver cómo una combinación de datos existentes y en directo podría emplearse para aportar información vital a los primeros intervinientes y al personal de seguridad.

Tal vez un agente de policía podría ver un vídeo con información superpuesta utilizando datos agregados de sensores como cámaras de vigilancia instaladas, cámaras corporales e incluso datos de localización de teléfonos móviles. El vídeo podría superponerse para dirigir al agente a la ubicación de un teléfono móvil que se utilizó para iniciar una llamada a los servicios de emergencia solicitando ayuda, acelerando la búsqueda de alguien en peligro.

Tampoco está fuera del alcance de la imaginación pensar que el personal médico y los paramédicos podrían utilizar la RA para ayudar a prestar asistencia y atención a las personas en el lugar de un accidente, o que la transmisión en directo de la vigilancia desde el lugar de los hechos les ayudaría con los preparativos pertinentes mientras están en ruta.

 

Más allá de los servicios de emergencia


Los casos de uso anteriores ofrecen algunos de los escenarios más convincentes en los que la RA podría tener un impacto positivo significativo en la seguridad pública, pero también pueden imaginarse ejemplos en otros sectores.

Por ejemplo, el personal de una planta industrial podría recibir datos de sensores conectados en todo el recinto -vigilancia, pero también sensores de temperatura, de calidad del aire y detectores de humo, por ejemplo-, lo que les permitiría reaccionar a los problemas con mayor rapidez, al tiempo que tendrían una visión clara y en directo de la escena.

Las alertas relacionadas con aumentos repentinos de la temperatura, violaciones de los perímetros, ruidos específicos (como voces elevadas) podrían llevar imágenes en directo a los monitores de vídeo, al tiempo que se trazarían las direcciones de la ruta más rápida al lugar de los hechos, o a las ubicaciones de los extintores y las alarmas. En el caso de un robo, las cámaras de videovigilancia que rastrean al intruso podrían incluso dejar un rastro de "migas de pan" superpuestas en la videovigilancia para que los agentes de seguridad lo sigan.

Las aplicaciones potenciales son infinitas.

 

RA y videovigilancia: ¿más pronto que tarde?


Desde el punto de vista tecnológico, hay muy pocas cosas -si es que hay alguna- que impidan el desarrollo de soluciones como las detalladas anteriormente. De hecho, como mencionamos, es muy posible que haya empresas que ya estén desarrollando este tipo de aplicaciones de RA, sólo tienen que encontrar el socio adecuado...

Lo que podría ser un buen momento para dirigirle a la comunidad de desarrolladores de Axis y al programa de socios de desarrollo de aplicaciones (ADP). Es donde se crea el futuro, y a menudo antes de lo que se piensa.

Mayor información: Maria Santafé, Marketing Specialist, Axis Communications