Migración de la tecnología analógica a IP

Unos sencillos pasos para realizar la migración a su propio ritmo

Cuando Axis inventó y lanzó la primera cámara de red del mundo en 1996, la empresa inició la imparable transición del mercado de la videovigilancia analógica a la videovigilancia digital. Las ventajas del vídeo en red con respecto a la tecnología CCTV analógica son muchas y variadas: le permite ahorrar dinero, trabajar de forma más eficiente y disfrutar de una mejor calidad de vídeo. Además, le ofrece la opción de integrar su solución de videovigilancia con otros sistemas, lo que abre un sinfín de posibilidades para su negocio.

Pero, ¿qué pasa si ya ha invertido en dispositivos de grabación y cámaras analógicas de CCTV? Axis le ofrece una amplia selección de equipos de todo tipo, desde codificadores de vídeo hasta carcasas y adaptadores, para que pueda disfrutar al instante y con las mínimas complicaciones de las ventajas del vídeo en red, y todo mientras sigue amortizando sus inversiones en tecnología analógica. Independientemente del tamaño de su sistema, dispondrá de una plataforma preparada para ampliar y actualizar su infraestructura actual con la instalación de cámaras de red, aplicaciones de software y dispositivos de grabación. Con Axis, podrá realizar la migración de la tecnología analógica a IP al ritmo en que el que se sienta más cómodo.

Los pasos para llegar a su meta

Un sistema de videovigilancia (tanto si es analógico como digital) consta de tres componentes principales: las cámaras, la infraestructura (cableado) y el equipo para controlar y grabar el vídeo. Los productos que elija para realizar la transición de un sistema analógico a la tecnología IP dependerán de los objetivos que persiga con su migración.

1. Realizar la migración a IP pero manteniendo las cámaras analógicas y los cables

El primer paso suele ser este: tiene que cambiar sus DVR, y decide que ha llegado el momento de introducir una solución de grabación IP. Esta solución podría ser una grabadora de vídeo en red (NVR) o un sistema basado en PC con un software de gestión de vídeo. En este caso, tendría que conectar los cables coaxiales que salen de sus cámaras analógicas existentes a un codificador de vídeo Axis, que a su vez estaría conectado a una red IP. Los codificadores Axis admiten tanto un solo canal como varios canales de cámaras analógicas. En instalaciones grandes o medianas, el chasis de los codificadores de vídeo Axis ofrece una solución de alta densidad, que además podrá reaprovechar cuando esté listo para dar el próximo paso en la migración a la tecnología IP. 

2. Sustituir las cámaras analógicas por cámaras de red, pero mantener el cable coaxial.

En este paso, ha decidido introducir cámaras de red y sustituir todas o una parte de las cámaras analógicas. Pero, ¿qué pasa si algunos de sus cables analógicos son muy largos o difíciles de sustituir? En este caso, puede seguir utilizando su cableado tanto para la transmisión de alimentación como de datos utilizando los adaptadores de Ethernet a través de cable coaxial de Axis. Utilice un adaptador para conectar su nueva cámara IP al cable coaxial analógico, y el segundo adaptador para conectarla a la red.

Y si en el primer paso invirtió en un chasis de codificador de vídeo Axis, en este segundo paso podrá aprovechar esta inversión. Las tarjetas de POE+ a través de cable coaxial de Axis encajan en cualquier chasis de codificador de vídeo de Axis. Los clientes pueden realizar la migración a sistemas basados en IP a su ritmo, ya que pueden utilizar simultáneamente cualquier combinación de codificadores de vídeo de tarjeta y tarjetas de PoE+ a través de cable coaxial. 

3. Sustituir todo el cableado analógico y completar la migración de la tecnología analógica a IP

En este último paso retira todos los cables analógicos que quedaban y los sustituye por cables de red. Ya no queda nada de su antiguo sistema analógico CCTV y ha completado la migración a un sistema de vigilancia IP rentable y escalable.