Detección de sonido

Refuerce la seguridad con cámaras inteligentes con un oído muy fino

Antes de un incidente de seguridad, es habitual que se produzca algún tipo de ruido. Si está expuesto a incidentes en los que son frecuentes comportamientos agresivos, disparos o cristales rotos, las cámaras con detección de sonido pueden multiplicar la eficacia de su sistema de seguridad. Gracias a sus prestaciones especiales, podrá recibir una alerta cuando se produzcan incidentes potenciales y reales, y actuar rápidamente para minimizar las consecuencias.

Descubra cómo funciona

Alerta acústica, verificación visual

La solución consta de una cámara Axis en la que se ha instalado una aplicación de software de uno de nuestros socios para disponer de analítica de vídeo avanzada. La cámara “escucha” todo el rato en busca de ruidos predefinidos y activa una alerta cuando oye algo. Este funcionamiento permite a los operadores de seguridad actuar con la máxima celeridad, ya que pueden evaluar la situación viendo el vídeo en directo de la cámara que ha emitido la alerta y de otras situadas cerca. Además, es posible reforzar el sistema instalando altavoces, lo que permite comunicarse a distancia y de forma inmediata con los causantes de los incidentes para evitar que la situación vaya a más.

La solución analiza el sonido en busca de características predefinidas, no de palabras concretas, por lo que puede utilizare en cualquier país y no crea problemas de privacidad.

Reacciones rápidas en situaciones delicadas

Las cámaras con analítica de audio aportan proactividad a su sistema de vigilancia pasivo. Permiten actuar a distancia en diferentes situaciones en las que unos pocos segundos pueden marcar la diferencia, como:

  • Sistemas de transporte público, en los que profesionales y pasajeros pueden estar expuestos a personas bajo los efectos del alcohol o drogas o causantes de desórdenes públicos. La detección temprana de agresiones reduce el riesgo de violencia, ya que permite intervenir en la fase de violencia verbal, antes de que se produzcan agresiones físicas.
  • Prisiones y centros correccionales, añadiendo una nueva herramienta de detección de problemas en un entorno en que los reclusos suelen evitar deliberadamente la mirada de la cámara. 
  • Pequeñas tiendas por la noche, ya que las alertas acústicas automáticas pueden reducir el tiempo de respuesta en caso de agresión o robo con violencia. Y si el establecimiento está cerrado por la noche, la solución puede enviar una alerta automáticamente en caso de detectar una rotura de cristales para intervenir rápidamente en caso de robo.