Tecnología inalámbrica

En aplicaciones de videovigilancia, la tecnología inalámbrica es una manera flexible, rentable y rápida de implantar cámaras, especialmente en sistemas que cubren áreas de grandes dimensiones como sistemas de vigilancia para aparcamientos o el centro de las ciudades, ya que elimina la necesidad de utilizar cables terrestres. Además, en edificios antiguos protegidos en los que no se permite la instalación de cables Ethernet, la tecnología inalámbrica pasa a ser la única alternativa.

Axis ofrece cámaras con soporte inalámbrico integrado. Asimismo, las cámaras de red sin tecnología inalámbrica integrada también se pueden incorporar a una red inalámbrica mediante el uso de un puente.

Estándares WLAN 802.11

Serie de cámaras de red AXIS M

El estándar más habitual para redes inalámbricas de área local (WLAN) es la norma IEEE 802.11. Si bien existen otros estándares y otras tecnologías patentadas, la ventaja de utilizar los estándares inalámbricos 802.11 es que funcionan en un ámbito sin licencia, de manera que no implican ningún coste asociado a la configuración y al funcionamiento de la red. Las extensiones más relevantes del estándar son 802.11b, 802.11g, 802.11a y 802.11n.

La extensión 802.11b, aprobada en 1999, funciona a 2,4 GHz y proporciona velocidades de hasta 11 Mbit/s. Hasta el año 2004, la mayoría de productos WLAN que se vendían se basaban en 802.11b.

La extensión 802.11g, aprobada en 2003, es la variedad más común de 802.11 del mercado. Funciona a 2.4 GHz y proporciona velocidades de hasta 54 Mbit/s. En general, los productos WLAN son compatibles con 802.11b/g.

La extensión 802.11a, aprobada en 1999, funciona en la frecuencia de 5 GHz y ofrece velocidades de hasta 54 Mbit/s. En algunas partes de Europa, la banda de frecuencia de 5 GHz no está disponible, ya que se utiliza para sistemas de radar militares. En estas áreas, los componentes WLAN a 5 GHz deben cumplir el estándar 802.11a/h. Otra desventaja de la extensión 802.11a es que la cobertura de la señal es inferior a la de 802.11g, ya que funciona en una frecuencia superior. Así, se requieren muchos más puntos de acceso para la transmisión en la banda de 5 GHz que en la de 2.4 GHz.

Al configurar una red inalámbrica, es importante tener en cuenta la capacidad de ancho de banda del punto de acceso y los requisitos de ancho de banda de los dispositivos de red. Normalmente, el caudal de datos útil admitido por un estándar WLAN específico es aproximadamente la mitad de la tasa de bits estipulada por el mismo debido a la sobrecarga de la señal y del protocolo. En el caso de las cámaras compatibles con 802.11g, no se deben conectar más de cuatro o cinco cámaras a un punto de acceso inalámbrico.

Seguridad WLAN

Debido a la naturaleza de las comunicaciones inalámbricas, cualquier dispositivo inalámbrico presente en un área cubierta por una red inalámbrica podrá utilizarla e interceptar datos transferidos en la misma a menos que esté protegida.

Para evitar el acceso no autorizado a los datos transferidos y a la red se han desarrollado tecnologías de seguridad, como WEP y WPA/WPA2, que impiden el acceso no autorizado y cifran los datos que se envían a través de la red.

WEP (Wired Equivalent Privacy)

La WEP evita que los usuarios accedan a la red sin la clave correcta.

No obstante, tiene puntos débiles, como claves relativamente cortas y otros defectos que permiten que las claves se reconstruyan a partir de una cantidad relativamente pequeña de tráfico interceptado.

Actualmente, ya no se considera que la WEP proporcione la seguridad necesaria, ya que en Internet se pueden encontrar utilidades que descifran lo que debería ser una clave WEP secreta.

WPA/WPA2 (WiFi Protected Access)

El WPA aumenta significativamente la seguridad, ya que trata las deficiencias del estándar WEP. Asimismo, el WPA incorpora un método estándar de distribución de claves cifradas.

Recomendaciones

A continuación, se enumeran algunas directrices de seguridad para el uso de cámaras inalámbricas de vigilancia:

  • Habilitar el inicio de sesión mediante usuario y contraseña en las cámaras.
  • Habilitar el cifrado (HTTPS) en las cámaras y en el enrutador inalámbricos. Esto se debe realizar antes de establecer las claves o credenciales de WLAN para evitar el acceso no autorizado a la red con credenciales robadas.
  • Garantizar que las cámaras inalámbricas sean compatibles con protocolos de seguridad como IEEE 802.1X y WPA/WPA2.

Puentes inalámbricos

Algunas soluciones pueden utilizar estándares distintos a la norma 802.11 predominante para mejorar el rendimiento y cubrir distancias mucho mayores, además de aumentar la seguridad. Dos tecnologías utilizadas habitualmente son la de microondas y el láser, que se pueden utilizar para conectar edificios o lugares con enlaces de datos punto a punto de alta velocidad.

Siguiente tema: Plataformas de hardware