Raw45 Boot Camp

Es nuestro par de ojos adicional cuando no estamos.

Además de seguridad, nos aporta otras ventajas.

Dado que Elise y Amy —las propietarias del gimnasio Raw45 Boot Camp— tienen que repartirse entre las clases grupales de primera hora de la mañana y de última de la tarde, los entrenamientos personalizados y la gestión de su negocio, valoran mucho la seguridad y la flexibilidad que les da la videovigilancia.

Sinceramente, nos permite garantizar el mejor entrenamiento para nuestros socios.