Analítica de vídeo

Analítica centralizada y analítica distribuida: pros y contras

Los primeros sistemas de analítica de vídeo, usados en sistemas analógicos, eran centralizados. En estas instalaciones, el vídeo se transfería a la grabadora de vídeo digital y allí se realizaba el análisis. Este modelo implicaba la transferencia de todo el vídeo (a menudo muchísimas horas de grabación sin interés alguno), lo que generaba excesivas cargas para la red y enormes necesidades de almacenamiento. Además, obligaba a disponer de más servidores para procesar estas inmensas cantidades de datos, con el aumento de costes que eso representa.

La última generación de analítica de vídeo (analítica distribuida o en local) distribuye el procesamiento de vídeo al lugar donde tiene más sentido, ya sea a la cámara o al codificador de vídeo. Con el análisis en local no se necesitan servidores de análisis específicos y el proceso se realiza en el vídeo sin comprimir, por lo que el resultado es una arquitectura mucho más económica y flexible.

Figura 3: Un sistema auténticamente distribuido con inteligencia en local (en las cámaras de red y los codificadores de vídeo) es el sistema más escalable y rentable.

Gama de productos de analítica de vídeo de Axis