Vídeo inteligente Axis

Inteligencia allá donde sea necesaria

En la actualidad se graban cantidades ingentes de vídeo, pero nunca se ve ni se examina por falta de tiempo. Como consecuencia, se pierden eventos y actividades, y el comportamiento sospechoso no se advierte a tiempo para prevenir incidentes. Esto ha derivado en el desarrollo del vídeo inteligente (IV).

El vídeo inteligente incluye cualquier solución en la que el sistema de videovigilancia realice automáticamente un análisis del vídeo capturado. Las aplicaciones abarcan desde el análisis, por ejemplo la detección de movimiento por vídeo y la detección de audio, a sistemas más avanzados que incluyen detección de manipulación de la cámara, recuento de personas, vallas virtuales y reconocimiento de matrículas de vehículos. A las aplicaciones que efectúan estos análisis también se las conoce como Análisis de contenido de vídeo (VCA) o Análisis de vídeo (VA).

¿Qué es el vídeo inteligente?

El vídeo inteligente trata de reducir la enorme cantidad de información contenida en vídeo, haciéndola más manejable para sistemas y personas. La integración de este tipo de análisis en las cámaras de red tiene grandes ventajas, como un sistema de videovigilancia más fiable y versátil, y la reducción drástica de la carga de trabajo para el personal.

La cámara de red inteligente nunca está parada y respalda al operador durante las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Está constantemente en guardia, esperando un impulso para empezar a grabar o enviar una alarma al operador.

Además, los sistemas de vídeo inteligente pueden extraer vídeo y datos de las secuencias de videovigilancia e integrar dicha información con otras aplicaciones, como sistemas de gestión de comercios o sistemas de control de acceso, creando nuevas ventajas y abriendo nuevas posibilidades de negocio.

Ventajas

La "inteligencia" en las aplicaciones de vídeo inteligente describe el análisis de imágenes de vídeo y el uso automatizado de los datos resultantes. Las ventajas de los sistemas de vídeo inteligente son numerosas e incluyen:

Uso más eficiente de la mano de obra

Los sistemas de videovigilancia a gran escala tienen una eficacia limitada debido a que para los operadores es difícil ver numerosos monitores y hacer un seguimiento de cada incidencia. Con las soluciones de vídeo inteligente, menos operadores pueden supervisar instalaciones aún más grandes, ya que el personal no necesita ver atentamente durante horas muchos monitores para observar actividades indeseadas. En cambio, el sistema de vídeo inteligente apoya e informa a los operadores, por ejemplo, acerca de personas que se mueven en áreas restringidas, mala conducción de vehículos o intentos de manipular las cámaras de videovigilancia.

Recuperación más rápida del vídeo almacenado

La búsqueda de incidencias en el vídeo almacenado es extremadamente lenta, debido a que el operador tiene que ver todo el vídeo grabado. Dada la dificultad de buscar en el vídeo almacenado, la mayoría de veces se archiva y elimina sin más. Los análisis de vídeo, como la detección de movimiento por vídeo, garantizan que sólo se almacena material de vídeo relevante, de forma que cuando surge la necesidad de buscar en grabaciones antiguas, sólo se recupera vídeo que podría incluir el evento en cuestión. Además, los sistemas de vídeo inteligente que, por ejemplo, han etiquetado la secuencia de vídeo con etiquetas apropiadas durante la grabación, pueden buscar automáticamente a través de los días de vídeo almacenado para encontrar el material de vídeo correcto en unos segundos.

Reducción de la carga de red y las necesidades de almacenamiento

Los sistemas de vídeo inteligente que incluyen detección de movimiento por vídeo y detección de audio minimizan la necesidad de espacio para el material de vídeo al grabar sólo el vídeo que contiene actividad. Además, al llevar el vídeo inteligente "al límite", es decir, procesando tanto como sea posible el vídeo en las propias cámaras de red, la carga de la red se reduce significativamente, ya que las cámaras sólo transmiten el vídeo relevante. Las aplicaciones de vídeo inteligente ayudan a desarrollar sistemas de videovigilancia que son más rentables.

Nuevas oportunidades de negocio

El vídeo inteligente también hace posible utilizar el vídeo para aplicaciones aparte de la seguridad. Por ejemplo, en los comercios se puede usar para analizar el comportamiento de los clientes, como el número de personas que se detienen en un estante de comercialización particular, o las rutas más frecuentes a través de la tienda. En los aeropuertos, un sistema de vídeo inteligente podría medir el tiempo en cola entre la entrada y salida de un punto de facturación, lo que ayuda al personal directo y minimiza el tiempo de espera de los viajeros. De estas y otras formas, el vídeo inteligente hace posible lograr mayor beneficio de la infraestructura de videovigilancia y permite obtener un mayor rendimiento de la inversión.

Diseño del sistema

Hay dos amplias categorías de sistemas para implantar el vídeo inteligente: centralizados y distribuidos. En las arquitecturas centralizadas, las cámaras y sensores recopilan el vídeo y demás información, que se envían a un servidor centralizado para su análisis. En las arquitecturas distribuidas, los dispositivos periféricos (cámaras de red y codificadores de vídeo) son "inteligentes" y pueden procesar el vídeo y extraer información relevante. Otra consideración a tener en cuenta es si el sistema debería permitir la integración de aplicaciones de diferentes proveedores.

Consideraciones

  • Fiabilidad y disponibilidad del sistema: minimizar el riesgo de fallos en el sistema y el tiempo de inactividad asociado
  • Escalabilidad y flexibilidad: la capacidad de ampliar el sistema sin problemas de unas pocas a muchas cámaras, así como de distribuir de forma inteligente el procesamiento a través de la red
  • Interoperabilidad: la capacidad de usar componentes del sistema de distintos proveedores
  • Seguridad: asegurarse de que sólo personal autorizado tiene permiso de acceso al sistema
  • Coste total de propiedad (TCO): incluye los costes de capital de los componentes del sistema y los gastos operativos

Las DVR y la inteligencia centralizada

Para permitir la supervisión central de los sistemas CCTV tradicionales, se puede suministrar la videovigilancia directamente de las cámaras analógicas a una DVR inteligente habilitada para vídeo. La DVR realizará el análisis de vídeo (por ejemplo, el recuento de personas o la obtención de matrículas) antes de tomar los datos restantes, digitalizarlos, comprimirlos y grabarlos, y distribuir la salida de vídeo y las alarmas resultantes a los operadores autorizados.

En esta arquitectura, cada cámara analógica se conecta mediante un cable coaxial a la DVR. Aunque este planteamiento funciona adecuadamente en pequeñas instalaciones con un número limitado de cámaras, no es escalable ni flexible. Cada DVR incluye un número de entradas específico y la adición incluso de una sola cámara adicional supone la adición de otra DVR, lo cual es una propuesta costosa. Además, como las DVR son dispositivos integrados patentados, no pueden conectarse en red fácilmente, ni utilizar aplicaciones de vídeo de diferentes proveedores, y no son compatibles con utilidades generales de la red, como la seguridad.

Los sistemas de vídeo en red y la inteligencia distribuida

El vídeo en red cuenta con una estrategia completamente distinta: la inteligencia distribuida. Las arquitecturas distribuidas están diseñadas para superar las limitaciones de las arquitecturas centralizadas al distribuir el procesamiento a diferentes elementos de la red. La arquitectura más escalable, rentable y flexible está basada en la "inteligencia al límite", es decir, el procesamiento de todo el vídeo posible en las cámaras de red, o en los propios codificadores de vídeo. Esta arquitectura implica la menor cantidad de uso de ancho de banda, ya que las cámaras pueden enviar los datos y entender de manera inteligente qué vídeo tiene que enviarse. Esto reduce significativamente el coste y la complejidad del modelo de procesamiento centrado en la red, y elimina totalmente los inconvenientes de las arquitecturas centralizadas.

Si, por ejemplo, las cámaras cuentan con detección de movimiento, en vez de transmitir todo el vídeo, pueden enviar sólo el vídeo de interés con movimiento a la estación supervisora para su análisis y acción posterior. La carga en la infraestructura y las personas implicadas se reduce enormemente. Para efectuar análisis de vídeo especializados, donde sólo se necesitan datos y no vídeo, como por ejemplo, el recuento de personas o el reconocimiento automático de matrículas, la ejecución de las aplicaciones en la cámara tienen un drástico impacto, ya que las cámaras pueden extraer los datos precisos y enviar sólo dicha información, quizá con unas pocas instantáneas.

Además, el procesamiento de vídeo al límite, o parcialmente al límite, reduce de manera significativa el coste de los servidores necesarios para ejecutar las aplicaciones de vídeo inteligente. Servidores que normalmente sólo procesan unas pocas secuencias de vídeo, cuando realizan el procesamiento de vídeo completo pueden gestionar cientos de secuencias de vídeo si en las cámaras se efectúa parte del procesamiento.

Al integrar dispositivos periféricos inteligentes con los sistemas de gestión de vídeo, y dividir la carga entre las distintas partes de la red, se pueden crear soluciones inteligentes que se amplíen sin problemas y que sean más flexibles y rentables que las soluciones centralizadas.

Integración de soluciones de vídeo inteligente de diferentes proveedores

Muchos fabricantes de equipos de videovigilancia suministran aplicaciones de vídeo inteligente con sus productos. A menudo, se trata de aplicaciones que mejoran la funcionalidad de la cámara con detección de movimiento por vídeo. Ocasionalmente, los fabricantes de equipos proporcionan otras aplicaciones de vídeo más avanzadas con funcionalidades como detección de manipulaciones y recuento de personas.

No obstante, el desarrollo de aplicaciones de análisis de vídeo robustas y comercialmente viables requiere pericia en el análisis de imágenes y, a veces, conocimientos especializados en un área de aplicación determinada, como el comercio minorista o el transporte. Por esta razón, diversos proveedores de software han optado por centrarse en suministrar aplicaciones de vídeo inteligente que solucionen necesidades específicas. Junto con las cámaras de red, codificadores de vídeo y/o sistemas de software de gestión de vídeo, estas aplicaciones de vídeo inteligente conforman soluciones completas, adaptadas a los requisitos específicos del mercado.

Aunque esto crea una gran libertad de elección para el usuario final, también requiere compatibilidad y fácil integración entre las cámaras/codificadores, software de gestión de vídeo y aplicaciones de vídeo inteligente. Para que puedan ser comercialmente atractivas y optimizar la compatibilidad, los dispositivos, el software y las aplicaciones de vídeo inteligente necesitan desarrollarse en interfaces (API) y plataformas abiertas. Esto crea flexibilidad para los usuarios y les permite diseñar sistemas de videovigilancia inteligentes que se ajusten perfectamente a sus necesidades.

Axis ofrece diversas aplicaciones de vídeo inteligente que apoyan a los operadores de seguridad en su trabajo diario al resolver los retos de videovigilancia del mundo real. Además, los Socios de desarrollo de aplicaciones de Axis cuentan con una amplia gama de aplicaciones de vídeo inteligente que funcionan con los productos de vídeo en red de Axis.

Alarma antimanipulación activa

La Alarma antimanipulación activa es una aplicación de análisis de vídeo inteligente disponible en cámaras de red Axis seleccionadas. La funcionalidad de Alarma antimanipulación activa permite al personal de seguridad detectar cuándo la cámara ha dejado de funcionar, alertando automáticamente al operador si se manipula la cámara de cualquier modo. El producto es especialmente útil en aplicaciones donde exista posibilidad de vandalismo, como colegios, prisiones, transporte público, y en entornos hostiles donde las condiciones meteorológicas, las vibraciones o el polvo puedan perturbar el rendimiento de la cámara. La función de Alarma antimanipulación activa detecta incidencias como el redireccionamiento accidental, bloqueo o pérdida de enfoque provocada de las cámaras, y reacciona cuando la cámara es atacada, se pinta con spray o se tapa de forma intencionada.

Sin la función de Alarma antimanipulación activa se puede tardar mucho tiempo antes de darse cuenta de la manipulación. Esto es especialmente cierto en las aplicaciones donde un solo operador supervisa múltiples cámaras. Si no se detecta inmediatamente la manipulación, pueden quedar sin detectar incidencias significativas y totalmente inutilizable el vídeo almacenado. Sin embargo, con la Alarma antimanipulación activa, hay una notificación inmediata cuando se perturba el funcionamiento normal de la cámara.

Detección de audio

Muchas cámaras de vídeo en red incluyen soporte de audio, aunque, como en la videovigilancia, la legislación local o los códigos de práctica limitan a veces el uso de esta prestación. Cuando es posible, el uso del audio puede ser un potente complemento al vídeo. La detección de audio se basa en los mismos principios que la detección de movimiento por vídeo. La aplicación detecta ruido, como la rotura de una ventana o voces, y lo utiliza como un activador para transmitir y grabar vídeo, o para alertar a los operadores de actividades sospechosas.

La detección de audio puede complementar la detección de movimiento por vídeo, ya que puede reaccionar ante eventos en áreas demasiado oscuras para que la detección de movimiento por vídeo funcione correctamente, o detectar actividad que está oculta de la vista de las cámaras.

Para que la detección de audio funcione, la cámara tiene que incluir al menos soporte de audio, y contar con un micrófono integrado o un micrófono externo conectado. La detección de audio se configura para reaccionar ante un determinado volumen de sonido y enviar una alarma o iniciar la grabación de la secuencia de vídeo y el audio, si así se desea. Axis ofrece detección de audio en todos sus productos de vídeo en red que incluyen soporte de audio.

Detección de movimiento por vídeo

La detección de movimiento por vídeo es la aplicación de vídeo inteligente original, básica y más extendida dentro de la videovigilancia. Se usa principalmente para reducir la cantidad de vídeo que se almacena, al etiquetar el vídeo con cambios y eliminarlo cuando no existan cambios. Al almacenar únicamente el vídeo con cambios, el personal de seguridad puede almacenar vídeo durante periodos de tiempo mayores en una capacidad de almacenamiento determinada. También se utiliza para señalar eventos a los operadores, como personas que acceden a áreas bloqueadas, para que actúen de inmediato.

La detección de movimiento por vídeo constituye la base de un gran número de análisis de vídeo más avanzados, como el recuento de personas, vallas digitales y seguimiento de objetos. Axis ha ofrecido la detección de movimiento por vídeo en sus productos de vídeo en red desde el año 2000 y, en la actualidad, todos los productos de vídeo en red de Axis, excepto la cámara de red AXIS 206, se suministran con detección de movimiento por vídeo.

Autoseguimiento

La videovigilancia muchas veces se utiliza en momentos y lugares de baja actividad, como en centros escolares u oficinas fuera del horario laboral o en tiendas minoristas, pasillos de hoteles o aparcamientos por la noche. En estas situaciones, es habitual contar con un sistema de videovigilancia con grabación automatizada.

Por lo tanto, el gran reto es garantizar que, cuando se produce un incidente, se grabe la parte correcta de una escena, con una calidad de imagen suficiente para permitir la identificación. A menudo, los elevados costes impiden instalar un gran número de cámaras o disponer de operadores que controlen manualmente las cámaras de movimiento horizontal/vertical y zoom (PTZ). La tecnología de autoseguimiento de Axis resuelve este problema, ya que permite que una cámara con domo PTZ siga automáticamente un objeto en movimiento en una escena.

AXIS Cross Line Detection

AXIS Cross Line Detection es una aplicación de detección de traspaso de línea que puede instalarse en cámaras y codificadores de red Axis compatibles con la Plataforma de aplicaciones para cámaras AXIS. La aplicación está diseñada para funcionar en casi cualquier tipo de instalación interior o exterior y en diferentes condiciones de iluminación.

AXIS Cross Line Detection resulta especialmente adecuada para la supervisión general de puntos de entrada y salida en zonas poco transitadas, para detectar objetos, como personas o vehículos, que rebasan una línea virtual definida. La aplicación resulta ideal para la supervisión de entradas de edificios, muelles de carga, aparcamientos y perímetros. Más información sobre AXIS Cross Line Detection.

Aplicaciones de socios

Los productos de vídeo en red de Axis integran la interfaz de programación de aplicaciones (API) VAPIX® de AXIS, que facilita el desarrollo de soluciones de software personalizadas. Esta interfaz permite a los socios desarrollar aplicaciones (como aplicaciones de vídeo inteligente) compatibles con las cámaras y codificadores de vídeo en red de Axis.

Además, la Plataforma de aplicaciones para cámaras AXIS facilita enormemente el desarrollo y la distribución de las denominadas "aplicaciones locales". Esta plataforma abierta permite el desarrollo de aplicaciones de otros proveedores compatibles y fiables, que pueden descargarse en cámaras y codificadores para permitir a los usuarios acceder al mayor abanico de aplicaciones del mercado.