Los nuevos casos de uso de 5G

Avatar

Recientemente tuve la suerte de reunirme con mis colegas en Dubái, donde Axis se enorgullece de ser una de las empresas destacadas en el Pabellón de Suecia en la Expo Mundial 2020. Ha sido un verdadero honor para nosotros representar la innovación sueca junto a tantas otras grandes marcas del país.

Si bien disfruté toda la experiencia de visitar la Expo Mundial, estuve allí por una razón específica: un evento que organizamos para analizar los casos de uso potenciales y emergentes de las redes 5G en diferentes industrias.

Aunque obviamente se ha hablado de 5G desde hace algunos años, realmente se siente como si estuviéramos comenzando a alcanzar un punto de inflexión en torno a su potencial. Ese sentimiento puede no ser compartido por todos los que leen este blog, ya que es cierto que el despliegue de la 5G está ocurriendo a un ritmo diferente en diferentes partes del mundo. Vivo en Singapur, y como sucede en muchos mercados de Asia, el impulso detrás de las implementaciones de la 5G es evidente, y algunos mercados aprovechan la oportunidad para «saltar» las generaciones anteriores de infraestructura de telecomunicaciones.

5G: una propuesta diferente a las de generaciones anteriores

Es innegable que están surgiendo algunos casos de uso convincentes para la 5G, aunque quizás no de la manera que algunos podrían haber imaginado. Las generaciones anteriores de mejoras de las redes de telecomunicaciones, especialmente 3G y 4G, nos centramos en los beneficios que aportaban a los consumidores gracias a unas conexiones de redes móviles más rápidas y fiables. Es posible que algunos hayan sentido que 5G sería lo mismo, pero si bien eso es cierto hasta cierto punto, los beneficios reales de 5G se están viendo en más aplicaciones industriales, comerciales y del sector público.

Al permitir conexiones mucho más rápidas, más seguras y de mayor ancho de banda entre sensores y dispositivos, el llamado Internet de las cosas (IoT), el potencial de 5G para respaldar la agregación y el análisis de datos es enorme. Esto crea algunas oportunidades fantásticas, y en mi presentación en la Exposición Universal exploré algunas.

Habilitación de vehículos autónomos

Los vehículos autónomos, a veces denominados vehículos sin conductor, deben interactuar en tiempo real con el entorno exterior. Mientras que los conductores humanos utilizan la vista y el oído para obtener la conciencia necesaria para una conducción segura, los vehículos autónomos utilizan una variedad de sensores conectados para tomar conciencia de lo que sucede fuera del vehículo y reaccionar adecuadamente.

Varios de estos sensores, como LiDAR, el radar y el sonar, ayudan al vehículo a comprender qué hay a su alrededor y reaccionar en consecuencia. Se detectarán otros vehículos que reduzcan la velocidad o cambien de carril, personas que crucen, peligros en la carretera y se tomarán medidas oportunas de forma automática.

Cada vez más, los sensores dentro de un vehículo autónomo se comunican con sensores fuera del vehículo, como señales de tráfico, paradas de autobús y sensores en vehículos de servicios de emergencia. En estos casos, es fundamental que las comunicaciones entre estos sensores no solo sean confiables, sino que se realicen en tiempo real, y la 5G representa una tecnología ideal para proporcionar estas conexiones.

Los vehículos autónomos, en particular los que utilizan energías renovables y de bajas emisiones, serán fundamentales para los objetivos de movilidad y sostenibilidad de los centros urbanos de todo el mundo. A medida que estas se conviertan cada vez más en ciudades inteligentes, donde los sensores y los datos están conectados a lo largo de los límites de la ciudad, la capacidad de los vehículos para «comunicarse» con la infraestructura de la ciudad será esencial. La red 5G representa la solución ideal.

Un canal claro para los servicios de emergencia

La seguridad pública también ocupa un lugar destacado en la agenda de las autoridades de las ciudades de todo el mundo, y es fundamental que los servicios de emergencia respondan eficazmente a los incidentes. Desafortunadamente, en incidentes y desastres a gran escala, las redes de comunicación se han visto abrumadas por el tráfico, lo que ha impedido que los servicios de emergencia respondan de manera efectiva y eficiente.

Las redes 5G ofrecen la ventaja de brindar una opción más sencilla que las generaciones anteriores para «cortar» la red para aplicaciones específicas, las llamadas redes privadas. Las autoridades de la ciudad tendrán la oportunidad de asignar porciones de la capacidad de la red 5G a los servicios de emergencia, lo que permitirá una comunicación fluida e ininterrumpida, tanto de video como de audio, y permitirá una respuesta más rápida y eficaz a los incidentes.

 

Un papel en las fábricas inteligentes

Las plantas de fabricación también se están convirtiendo en entornos cada vez más conectados, y las redes privadas habilitadas para 5G, particularmente dada su mayor seguridad, podrían convertirse en la tecnología de comunicación de facto dentro de ellas.

Las fábricas inteligentes son cada vez más comunes, con robots empleados en todas las instalaciones y múltiples tipos de sensores utilizados para monitorear las operaciones. Las cámaras de vigilancia, como sensores visuales de alta calidad se están utilizando de diversas maneras más allá del monitoreo tradicional de seguridad y protección, y cuando se conectan con otros sensores, sus aplicaciones crecen aún más.

Los análisis integrados en las cámaras de vigilancia modernas, en particular aquellas habilitadas con capacidades de aprendizaje profundo, pueden monitorear las operaciones dentro de las fábricas inteligentes, creando alertas, en caso de que, por ejemplo, un robot funcione mal y se mueva más allá de los límites definidos. Cuando se conectan a sensores de calor, vibración y emisiones en maquinaria crítica, las cámaras pueden proporcionar control visual y permitir acciones correctivas rápidas. Todo conectado por 5G.

Aquí hoy, listo para mañana

Puede parecer que 5G ha tardado un tiempo en convertirse en realidad, y en algunas regiones aún puede parecer un poco fuera de alcance. Sin embargo, en aquellas partes del mundo donde la 5G ya está habilitada, su valor y potencial está comenzando a materializarse. El resto del mundo se pondrá al día, y pronto.