Cinco tendencias clave para una ciudad más inteligente

Andrea Sorri

Las ciudades cada vez son más complejas y cada día surgen nuevos desafíos. En medio de estos cambios, factores como la seguridad pública, la movilidad urbana y la vigilancia ambiental siguen siendo prioritarios. La tecnología de conectividad avanzada e Internet de las cosas (IoT) apoya a las ciudades en la misión de utilizar sus recursos de manera más eficiente y mejorar la gestión y el control de las áreas urbanas.

A medida que las ciudades evolucionen y lleguen nuevas tecnologías al mercado, ¿cómo afectará esto a las ciudades de hoy y qué tendencias seguirán?

 

1. La protección de datos va de la mano con la recopilación

Los datos están en el corazón de cada marco de ciudad inelegante y permanente la planificación y optimización de la infraestructura existente.  A medida que las ciudades se vuelven más inteligentes, la información generada deberá ser analizada, procesada y actuar. Pero debido a la naturaleza de parte de esta información, la protección de datos debe acompañar la recopilación de datos para proteger la privacidad de los ciudadanos.

Los funcionarios de la ciudad tendrán la tarea de garantizar que los datos se utilicen de manera responsable a cambio de los conocimientos que reciben a través del análisis. Esto será cada vez más importante, especialmente si se considera el rápido desarrollo de la tecnología en las ciudades inteligentes. Hoy vemos sensores, cámaras de vigilancia con análisis de video, que recopilan colectivamente datos sensibles para ayudar a comprender mejor las necesidades de los ciudadanos.

Como resultado, es crucial adoptar nuevas legislaciones de seguridad de datos, donde el enfoque estará en la propiedad, manejo, procesamiento, uso y protección de datos. Enfoques como «el anonimato por diseño», donde las identidades están protegidas, podrían ser el siguiente paso.

 

2. La ciberseguridad sigue ocupando un lugar destacado en la agenda

A pesar de la adopción de nueva tecnología para mejorar la eficiencia, no debemos olvidar que una ciudad inteligente no es automáticamente una ciudad segura. El uso de tecnología conectada dentro de las ciudades (y sus redes) también aumentará la superficie de ciberataques. Este riesgo de seguridad también ha aumentado. En primer lugar, porque los datos los generan fuentes más dispersas en varios lugares. En segundo lugar, ha habido un número creciente de personas que trabajan para las autoridades de la ciudad y ejecutivos de alto nivel, como CIO y CDO, que han pasado a trabajar de forma remota, donde el nivel de seguridad podría no ser tan alto.

Los ciberataques sofisticados y coordinados contra las ciudades han demostrado el impacto potencial en la infraestructura, revelando un problema que enfrentan las autoridades de muchas ciudades: la falta de un plan de acción integral. En caso de un ciberataque exitoso, el daño a los centros de datos esenciales o sectores vitales como la atención médica y la infraestructura crítica puede ser extenso, lo que resulta en efectos catastróficos.

La mitigación de tales amenazas estará en la parte superior de la agenda de los CIO y CDO de las autoridades de la ciudad en el futuro. Ya sea destacando la responsabilidad de seguridad compartida de todos los interesados ​​en la red, políticas actualizadas o una gestión eficiente de los dispositivos. La educación sobre las últimas amenazas cibernéticas proporciona una base sólida y un enfoque compartido garantiza que todas las organizaciones dentro del ecosistema de la ciudad inteligente puedan implementar la defensa adecuada y las mejores prácticas.

 

3. El procesamiento al borde hace que las ciudades sean más inteligentes

Regarding the growing digitalization in cities, the need to store and analyze collected. Con respecto a la creciente digitalización en las ciudades, la necesidad de almacenar y analizar los datos recopilados en el borde, donde se encuentran los sensores, cámaras y otros dispositivos de IoT, está ganando impulso. Las funciones avanzadas, como la inteligencia artificial o el aprendizaje profundo / análisis se pueden implementar en el borde para beneficiar a diferentes sectores, como la gestión del tráfico. Aquí, el software no solo puede ayudar a monitorear el flujo de vehículos, sino también a detectar condiciones climáticas peligrosas para predecir riesgos y mitigar situaciones difíciles para varios usuarios de la carretera.

Además, mover la potencia de procesamiento al borde proporciona ventajas fuera de las capacidades analíticas; tales como menor consumo de ancho de banda, mejor confiabilidad y menor latencia del sistema, lo cual es importante para el análisis en tiempo real. En última instancia, el uso del procesamiento de borde ayudará a integrar más sensores y datos para que los sistemas de la ciudad sean más interoperables.

 

4. La movilidad urbana se vuelve ágil

Mantener el flujo de tráfico en una ciudad sigue siendo un desafío, especialmente a medida que el número y los tipos de vehículos cambian y aumentan (por ejemplo, un cambio hacia los scooters o los coches eléctricos y compartidos). Additionally, new solutions which address congestion are emerging. Estos incluyen soluciones de gestión de aparcamiento y optimización del transporte público. Esto puede ir incluso un paso más allá con funciones como contadores de personas dentro del transporte público, que podrían optimizar las paradas de autobús y monitorear la experiencia de los ciudadanos.

En el lado de los peatones, hay proyectos piloto como aceras inteligentes, que recopilarían datos de personas (por ejemplo, corredores, usuarios de sillas de ruedas y ciclistas), para ayudar a informar la planificación futura. Gran parte de esto se debe a las necesidades de los residentes. La demanda de carriles para bicicletas y áreas amigables para los peatones está impulsando una tendencia hacia los centros urbanos sin automóviles y las zonas de pago que afectarán la planificación urbana a largo plazo.

París, por ejemplo, es un defensor del modelo de «ciudad de 15 minutos». Según esto, los ciudadanos no deberían tardar más de 15 minutos en llegar a los servicios básicos desde su hogar. Para que esto tenga éxito, se necesita una planificación y coordinación cuidadosas y la tecnología está bien posicionada para ayudar. La creación de los llamados «gemelos digitales» puede permitir que se prueben nuevos modelos en duplicados virtuales de una ciudad. Esto permitiría a los funcionarios de la ciudad predecir varios resultados e identificar problemas potenciales antes de que se implementen los cambios.

Naturalmente, la pandemia ha cambiado el flujo de tráfico de las ciudades con menos personas afuera o en las carreteras. Pero también ha destacado la importancia de los datos de movilidad urbana, ya que pueden proporcionar información esencial en tiempo real para manejar situaciones que surgen rápidamente como esta y ayudar a la reestructuración cuando sea necesario.

 

5. La sostenibilidad ocupa un lugar central

La realidad del cambio climático se ha vuelto innegable. Extreme weather conditions, rising water levels and decreasing air quality are placing cities under strain. Las condiciones climáticas extremas, el aumento del nivel del agua y la disminución de la calidad del aire están poniendo a las ciudades bajo presión. En respuesta, muchas ciudades se han comprometido a trabajar para lograr el objetivo de ser más ecológicas.

Es fundamental que todos los aspectos del ecosistema de la ciudad inteligente, desde la cadena de suministro hasta los dispositivos utilizados, sean sostenibles, comenzando con procesos de abastecimiento más locales, racionalizando las rutas de transporte y el uso de materiales sostenibles. Los objetivos, como la reducción de las emisiones de carbono, están impulsando el cambio hacia «Green IoT» como un enfoque clave para las empresas y las ciudades»Green IoT» describe la cantidad de formas en que IoT puede reducir la huella de carbono causada por las aplicaciones y características existentes (por ejemplo, haciéndolas más eficientes energéticamente), así como haciendo que los dispositivos de IoT sean más sostenibles en su producción.

 

Soluciones aptas para el futuro

Las ciudades continuarán adoptando diferentes tecnologías para mejorar la eficiencia, proteger y alinearse con las necesidades y mejores intereses de los residentes. A medida que surgen nuevas tendencias, las ciudades deberán adoptar un enfoque ágil para abordar los diferentes problemas que surjan. Las soluciones escalables y flexibles, basadas en arquitectura abierta, permiten a las autoridades de la ciudad agregar capacidades a los sistemas existentes, en línea con los objetivos y demandas cambiantes. Al adoptar un enfoque que priorice este tipo de agilidad, las ciudades inteligentes estarán mejor posicionadas para hacer frente a las demandas y amenazas futuras, independientemente de cómo y cuándo surjan.

 

Manténgase actualizado sobre las últimas tendencias de seguridad, conocimientos de Axis y nuestros socios de la industria de la seguridad suscribiéndose al newsletter de Tendencias de Seguridad.

Suscríbete ahora