Network cameras

Elección de una cámara con resolución HDTV, megapíxel o estándar

Una de las exclusivas ventajas que el vídeo de red aporta al mercado de la videovigilancia es la posibilidad de traspasar los límites de la frecuencia de imagen y la resolución PAL/NTSC tradicional y disfrutar de vídeo de alta resolución con la máxima precisión de imagen. Incluso las cámaras de red de 1 megapíxel ofrecen una resolución como mínimo tres veces mejor que las cámaras CCTV analógicas; y ya existen cámaras de red que ofrecen una resolución de 8 megapíxeles y más.

La elección de la cámara adecuada para su sistema puede convertirse fácilmente en todo un reto. Las siguientes directrices le ayudarán a optimizar la instalación de la cámara en función de cómo necesite utilizar el vídeo a la hora de alcanzar sus objetivos de videovigilancia.

Cámaras de red con resolución HDTV

Las cámaras de red HDTV constituyen un desarrollo tecnológico reciente que ha suscitado un enorme interés dentro del mercado de la videovigilancia. Al igual que la resolución megapíxel, la resolución HDTV se caracteriza por una precisión de imagen excepcional. Además, una auténtica cámara de red HDTV cumple los estándares del sector que garantizan una excelente representación cromática, una frecuencia de imagen máxima y un formato 16:9.

¿Cuáles son las aplicaciones adecuadas para las cámaras de red con resolución megapíxel?

La resolución HDTV implica que la imagen resulta muy agradable para la vista; se trata de vídeo con frecuencia de imagen máxima y una representación cromática excelente. Muestra una imagen en formato panorámico 16x9, ideal para las pantallas y los televisores más modernos. El hecho de que las auténticas cámaras de red HDTV cumplan con los principales estándares del sector se traduce en que la calidad de la imagen está garantizada en un nivel más alto que en muchas de las cámaras de red con resolución megapíxel. El vídeo de red HDTV es idóneo en aplicaciones donde la frecuencia de imagen máxima es una prioridad.

Aeropuertos, casinos, puestos de vigilancia urbana o controles de pasaporte son algunos ejemplos de áreas en las que el vídeo de red HDTV constituye la solución perfecta para lograr la utilidad de imagen necesaria.

Cámaras de red con resolución megapíxel

Las cámaras de red con resolución megapíxel no se adhieren a ningún estándar, sino que constituyen más bien una adaptación de las prácticas recomendadas del sector y se refieren específicamente al número de elementos de sensor de imagen de la cámara digital. Por ejemplo, las cámaras de red con resolución multimegapíxel, a menudo, ofrecen una velocidad de imagen limitada.

¿Cuáles son las aplicaciones adecuadas para las cámaras de red con resolución megapíxel?

Las cámaras de red con resolución megapíxel son excelentes para diversas aplicaciones, por ejemplo, para aquellas en las que se precisa vídeo con un detalle de imagen excepcional, como es el caso de las cámaras de vigilancia general de bancos, nudos de transportes y otras instalaciones.

Además, algunas cámaras con resolución megapíxel ofrecen “transmisiones multiventana”, es decir, que la misma cámara puede enviar distintas transmisiones de vídeo desde diferentes áreas de una escena: esto se traduce básicamente en que una cámara con resolución megapíxel puede sustituir a varias cámaras estándar; por ejemplo, para supervisar más de una caja de un comercio. La opción de movimiento horizontal/vertical y zoom digital es otra de las ventajas que ofrecen las cámaras con resolución megapíxel.

Cámaras con resolución estándar

Pese a las ventajas proporcionadas por las cámaras con resolución megapíxel y HDTV, existen ciertas áreas de aplicación en las que las cámaras de red de resolución estándar constituyen la mejor solución. Por resolución estándar se entiende, generalmente, una resolución VGA (640 x 480 píxeles) que, en numerosas aplicaciones, es más que suficiente para lograr los objetivos de videovigilancia. Recientemente, han aparecido en el mercado las cámaras de red SVGA que proporcionan una resolución más alta (800 x 600 píxeles), aunque no ofrecen todavía imágenes con megapíxeles.

¿En qué casos las cámaras con resolución estándar constituyen la mejor opción?

Gracias a la abundancia de cámaras con resolución estándar presentes en el mercado, resulta sencillo encontrar una solución para la mayoría de las aplicaciones. Las cámaras con un zoom óptico potente son la respuesta ideal para la mayoría de las situaciones de supervisión. Para los casos de escenas con condiciones de iluminación difíciles, existen cámaras de resolución estándar con una sensibilidad lumínica extrema y un alcance amplio y dinámico que ofrecen una utilidad de imagen muy por encima de la que alcanzaría normalmente una cámara de red con resolución HDTV o megapíxel en las mismas condiciones. Algunas cámaras permiten frecuencias de imagen por encima de las 25/30 imágenes por segundo habituales por lo que constituyen una solución perfecta para capturar objetos que se mueven rápidamente.

Al optimizar la instalación de videovigilancia, es importante tener en cuenta todo el sistema y no sólo las cámaras. A menudo, el software de gestión de vídeo, la capacidad de la red y los requisitos de almacenamiento de vídeo limitan la resolución y la velocidad de imagen, por lo que las cámaras de resolución estándar se convierten en muchos casos en la solución más rentable.

Conclusiones

No existe un tipo de cámara único ideal para todas las aplicaciones. La mejor manera de definir los requisitos adecuados es analizar con cuidado los objetivos de la instalación de videovigilancia. Con frecuencia la solución radica en combinar cámaras de red HDTV y cámaras de red con resolución megapíxel junto con una selección de cámaras de red con resolución estándar optimizadas para otras necesidades. Al sopesar los diferentes tipos de cámaras de red, se puede diseñar una solución de vigilancia IP que sea eficaz, fiable y rentable y que proporcione la utilidad de imagen deseada.

Siguiente tema: Sensibilidad lumínica