Objetivos para cámaras de vídeo en red

Iris fijo o ajustable

La capacidad de controlar la abertura del iris de una cámara es muy importante en la calidad de imagen. El iris mantiene el nivel de luz adecuado que llega al sensor de imagen para que las imágenes sean nítidas y claras, y tengan una buena exposición, contraste y resolución. El iris también puede controlar la profundidad de campo. El control del iris puede ser fijo o ajustable. Los objetivos con iris ajustable pueden ser manuales o automáticos (iris automático y P-Iris).

En interiores donde los niveles de luz pueden ser constantes, se puede utilizar un objetivo que tenga el iris fijo con un número f determinado. Sin embargo, la cámara también puede compensar cambios en el nivel de la luz ajustando el tiempo de exposición o la ganancia.

Los objetivos con iris manual se ajustan girando un anillo del objetivo, con el que el iris se abre o se cierra. No es conveniente hacerlo con cambios en las condiciones de iluminación, por ejemplo, en aplicaciones de vigilancia en exteriores.