Cámaras de vídeo en red de acero inoxidable

Resistente como el acero

  • Aleación de hierro con < 10,5 % de cromo
  • Resistente a la corrosión, el óxido y las manchas
  • Perfecta para entornos complejos

El acero inoxidable es una aleación de hierro con un mínimo del 10,5 % de cromo que se caracteriza por sus propiedades de resistencia a la corrosión, el óxido y las manchas. Además, es tan resistente como el hierro.  Estas propiedades lo convierten en la opción perfecta para numerosas aplicaciones. Los cuchillos y los fregaderos de las cocinas son algunos de los materiales más conocidos. Sin embargo, el acero inoxidable también es un material perfecto para cámaras de vídeo en red en entornos complejos. Algunas cámaras Axis emplean acero inoxidable 316L para una protección máxima contra la corrosión.

¿Por qué optar por el acero inoxidable?

El acero inoxidable es mucho más resistente a la corrosión que los materiales tradicionales de carbono o aleaciones de acero. Por ejemplo, al exponerlo a agua marina o a productos químicos de limpieza muy abrasivos, el acero inoxidable resiste a la corrosión, el óxido y las manchas mejor que otros metales.

¿Cuándo conviene optar por el acero inoxidable?

En zonas en las que existe un riesgo de explosión (consideradas como zonas peligrosas), se requieren cámaras con protección contra explosiones. Las áreas alejadas de las zonas peligrosas se denominan zonas seguras, pero las condiciones en las que se encuentran pueden ser complejas. Las cámaras de acero inoxidable son perfectas para zonas seguras con condiciones complejas. 

Las posibilidades de aplicación en interiores y exteriores para cámaras de acero inoxidable son, entre otras:

  • Emplazamientos marítimos
  • Minería
  • Entornos con petróleo y gas
  • Industria alimentaria
  • Sector médico
  • Salas limpias 

¿Cómo "funciona"?

Como ya hemos mencionado, el acero inoxidable es una aleación de hierro con un mínimo del 10,5 % de cromo. Es el cromo el que hace que el acero inoxidable "funcione". EL cromo produce una capa de óxido en la superficie del acero que evita que la corrosión aumente. Se trata de un recubrimiento muy fino, pero muy eficaz. El proceso es continuo: si frota el revestimiento de una herramienta de acero inoxidable, este quedará dañado, pero rápidamente se formará uno nuevo para proteger la superficie otra vez.

No olvide...

Las herramientas fabricadas con otros metales pueden dañar las superficies de acero inoxidable. Si se rasca una superficie de acero inoxidable con otro metal, quedará carbono en el arañazo. El carbono impide que el cromo regenere la capa protectora. Por lo tanto, siempre recomendamos emplear herramientas de acero inoxidable y evitar el uso de materiales metálicos o similares en la proximidad de cámaras de acero inoxidable. Puede emplear un paño abrasivo para eliminar el carbono de una superficie de acero inoxidable arañada por herramientas que no sean de acero inoxidable. Sin embargo, lo mejor es evitar, desde un principio, que se produzcan dichos arañazos.